martes, 5 de mayo de 2009

Tres en uno.

LVII.

Dos vidas
a punto de encontrarse
(y ser tres).

LVIII.

Los latidos los ensordecieron
y al despedirse
no notaron que se había colocado
el corazón equivocado.


Ahora,
se tendrían para siempre.

LIX.

¡Que más da!
Si son la misma persona
dividida en dos cuerpos, sudados.

Frenético.

7 comentarios:

  1. Cauterizante!!!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  2. A diferencia de los otros grupos de poemas, estos tres se me hicieron mas acordes unos con los otros, por cierto, me encantó el LVIII...se despidieron con sus corazones equivocados, mmmm! cautivante

    Saludos Marie!

    ResponderEliminar
  3. dos cuerpos fueron uno..

    ResponderEliminar
  4. esclavo de tus letras, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. impresionante la metafora de los corazones. BRAVO!

    ResponderEliminar
  6. tres menos uno*


    besosdulces*

    ResponderEliminar
  7. lei
    QUE MAS DA
    y me acorde de la cancion de ricky martin.

    ResponderEliminar